Inicio de la WEB
Quiénes somos
Ubicación de nuestro taller
Conferencias, cursos...
Información y artículos
 
acceso a los FOROS y TABLON DE ANUNCIOS
Galería de imágenes
acceso a Multimedia
Tarifas
Contacto con Luthier de Viento

::: Más Artículos :::

·> Higiene de los instrumentos de viento
.
·> Mantenimiento de los instrumentos de viento-madera
.
·> Mantenimiento de la Flauta Travesera
.
·> Limpieza de los cuerpos de metal
.
·> Cómo enviar los instrumentos por correo.
.
 
::: Limpieza de los cuerpos de metal :::
 
Trabajando con los metales.
.

El cuerpo de los instrumentos metálicos suele tener dos tipos de acabado: laca o un baño de plata, oro, etc.

Instrumentos lacados:

Nunca utilices limpia-metales, su acción es abrasiva y raya la laca. Los productos de limpieza para el hogar como limpia-muebles con ceras o silicona dan muy buen resultado, ayudan a disimular algunos rayones suaves y dan brillo. Aplicados sobre un paño de algodón suave, limpio y sin pelos, podrás hacer el trabajo en las zonas más despejadas del cuerpo. Aplicado en pequeñas dosis sobre una brocha -preferiblemente de pelo natural, como las de afeitar o maquillaje- o un limpiador de pipa, podéis alcanzar las zonas más escondidas, como entre la mecánica y muelles.

Como práctica habitual, siempre que finalices de tocar, elimina todo resto de saliva; su acción corrosiva puede levantar la laca y deteriorar el metal. NO UTILICES OBJETOS METÁLICOS cubiertos por la gamuza, rayará la laca; utiliza bastoncillos para los oídos, limpiadores de pipas doblados por la punta o palitos de madera envueltos por un trapo de algodón, sin apretar mucho.

Instrumentos con baño:

En los instrumentos bañados en plata, no es aconsejable utilizar líquidos limpia-metales porque son muy abrasivos y difíciles de eliminar. Existen en el mercado gamuzas impregnadas en productos para la limpieza de la plata que resultan muy cómodas de utilizar y son de gran longevidad. Los puedes adquirir en tiendas de música, distribuidores de material de joyería y algunos supermercados. Puedes utilizar la gamuza envuelta en un trozo de madera fino, como el de los pinchos morunos o el de los helados con forma de polo. Para que las gamuzas de plata no pierdan sus propiedades, hay que mantenerla, cuando no se utilice, en su bolsa de plástico, sacudiéndola después de cada uso, pero sin lavarla.

Para instrumentos bañados o de oro bastará con una gamuza de algodón muy limpia. Este metal es muy resistente a la acción corrosiva de la saliva o el sudor, pero se raya con mucha facilidad.